ESPECIALISTAS EN NAMING

El nombre propio de una marca es un recurso para asociarla con cuestiones que nos ayudarán a comprenderla. 


Naming

Cuando conocemos a alguien, su nombre nos puede recordar a otra persona que se llame igual, aunque raramente nos evocará características que definan a quien estamos conociendo. La persona se hace con sus hechos y se conoce a través de experiencias personales. A diferencia de ello, las ideas, los proyectos, los productos y las empresas deben ser dotados de un nombre propio con el que lo identificaremos y con otro genérico con el que lo clasificaremos.
 
El nombre propio de una marca es un recurso para asociarla con cuestiones que nos ayudarán a comprenderla. A diferencia de las personas que tienen cara, voz y acento, las marcas ponen caras, voces y acentos, adoptan estilo y carácter. Las marcas adquieren formas y maneras muy intencionadas con el fin de conectar con el público al que se dirigen. Es en este momento, en el principio, cuando la conexión depende del primer impacto. Se precisa un nombre que transmita la actividad, la oferta o la propuesta, el estilo, el tono y la personalidad. Se trata de acercarse, coincidir o empatizar con un público que en la mayoría de los casos no necesita a la marca.
 
Para que algo nos llame la atención debe cruzarse en nuestro camino de forma llamativa, distinguiéndose de los cientos o miles de impactos que soportamos a diario. Si somos conscientes de lo que el nombre evoca en esos primeros instantes y de lo que influye en la percepción del público, nos tomaremos muy en serio la decisión de qué nombre darle a nuestro próximo proyecto.

1. UGMEX 
La Universidad del Golfo de México, hasta la fecha UGM, fue fundada por tres socios que decidieron separar sus caminos y, por tanto, dividirse en tres entes. Nuestra propuesta se fundamentó en la búsqueda de tres nuevos términos similares a la vez que distintos. En segundo lugar, propusimos preservar el nombre de la Fundación, empleado durante veinticinco años, para velar por sus principios comunes.

2. Smyland
Ovidio Andrés, presidente de Logitravel, precisaba una marca para su nuevo proyecto, un receptivo que se comunica a través de su propia app en los móviles de sus clientes. Ovidio quería contar con una propuesta de diseño. Tras unas semanas de análisis y mucha observación nos encontramos en sus oficinas con una propuesta que incluía un cambio al nombre inicial del proyecto. 'Smy...' fue propuesto como expresión que identifica a la gama de productos y servicios de Smyland, un amplio abanico de posibilidades para el turista en destino.

3. Ludocatessen
Se trata de una iniciativa que nace dentro de Borisgrafic, una marca para dar salida a una serie de juegos de mesa de propia creación. Cada juego cuenta con su propio nombre. Poco a poco se sumaban nuevos títulos por lo que, al fin, decidimos crear una marca que los englobase, dando nuevas pistas sobre este proyecto en desarrollo. Ludocatessen pareció un término adecuado por lo que evoca y por lo que por su prefijo significa. Uno de los requisitos, hoy en día imprescindibles, se cumplía: www.ludocatessen.com estaba disponible. Teníamos nombre y nuevas perspectivas para esta interesante iniciativa.

4. Aliviam
El doctor Meli buscaba a alguien capaz de dar forma a su idea de clínica. Cuando nos vimos por primera vez insistió en que los conceptos existentes podrían encasillar a su proyecto para el que pretendía encontrar una nueva forma de ofrecer un servicio, hasta la fecha propuesto como última opción. Aliviam es nuestra propuesta a una oferta para los pacientes de una nueva clínica. Se trata de una solución a problemas muy habituales de distintos perfiles de pacientes, o mejor dicho de personas, sean crónicos, prolongados o sin motivo detectado.
 

Aceptar Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios, mostrar publicidad y recoger información estadística. Al continuar con la navegación entendemos que lo acepta. Puede encontrar información sobre cómo borrar las cookies de su navegador en Google.